Calientacamas

Los calientacamas son dispositivos que se colocan sobre el colchón y permiten calentar la cama antes de meterse en ella. Funcionan conectándolos a la corriente eléctrica antes de acostarse. Algunos modelos más avanzados pueden programarse para que la cama esté caliente a una hora determinada.

Existen calientacamas eléctricos y de agua. Los eléctricos calientan la cama mediante resistencias y los de agua lo hacen circulando agua caliente por unos conductos. 

Beneficios de usar un calientacamas  

  • Proporcionan una agradable sensación de calor en los meses más fríos.
  • Ayudan a conciliar mejor el sueño y a mantener el calor corporal durante la noche. 
  • Alivian dolores musculares y reumáticos.
  • Son más eficientes que calentar toda la habitación. 

Factores a tener en cuenta antes de comprar

  • Tamaño: Debes escoger un calientacamas acorde al tamaño de tu cama (individual, matrimonio…)
  • Niveles de temperatura: Los mejores modelos tienen varios ajustes.
  • Material exterior: Los hay de algodón, poliéster… Elige según tus preferencias. 
  • Funciones extra: Apagado automático, posibilidad de lavarlo, etc.

¿Cómo se usa correctamente? 

  • Colócalo sobre el colchón y asegúrate de que no se mueve.
  • Enciéndelo 30 minutos antes de acostarte.
  • Elige una temperatura agradable, no muy alta.
  • No lo uses más de 8-10 horas seguidas.

¿Para quién están recomendados?

La mayoría de personas pueden beneficiarse de un calientacamas. Sin embargo, deben consultar a su médico antes de usarlos:

  • Mujeres embarazadas
  • Bebés y niños pequeños
  • Personas con problemas circulatorios

Mantenimiento y limpieza

Para alargar la vida útil del calientacamas:

  • Sigue las instrucciones de lavado según el tipo de tejido
  • No lo dobles y evita las arrugas
  • Reemplázalo si observas deterioro