Almohadillas eléctricas

Las almohadillas eléctricas son dispositivos que aplican calor terapéutico en zonas específicas del cuerpo mediante resistencias eléctricas. Se utilizan principalmente para aliviar dolores musculares y articulares.

Sus beneficios incluyen:

  • Relajación muscular
  • Alivio del dolor lumbar, cervical y en hombros 
  • Mejora de afecciones reumáticas
  • Calentamiento previo a la actividad física

Tipos de almohadillas calefactoras 

Existen varios tipos según la zona de aplicación:

  • Almohadillas Cervicales: para cuello y hombros
  • Almohadillas Lumbares: para la zona lumbar 
  • Almohadillas Abdominales: para calor en el abdomen
  • Asiento calefactable: para aplicar calor en la zona glútea y muslos

Cómo utilizar correctamente una almohadilla térmica

A la hora de usar una almohadilla eléctrica es importante:

  • Leer las instrucciones del fabricante
  • No superar los 60 minutos de uso seguido
  • Colocarla sobre la ropa, nunca directamente sobre la piel
  • Comenzar con temperaturas bajas e ir subiendo poco a poco
  • No usarla mientras duermes o en zonas insensibles

Precauciones y contraindicaciones 

Hay ciertas precauciones para el uso seguro:

  • No se deben usar con el embarazo o sobre heridas
  • Tener cuidado si se tiene diabetes o problemas circulatorios
  • No cubrir la almohadilla ni dejarla sin supervisión mientras está activada
  • Revisar que el cable y el enchufe estén en buenas condiciones

Consejos para alargar la vida útil

Para que duren más tiempo debemos: 

  • Desenchufar después de cada uso
  • Lavar las fundas siguiendo las indicaciones
  • No doblar las resistencias internas
  • Guardar en un lugar seco, lejos de fuentes directas de calor