Vitaminas para abrir el apetito en adultos: ¿Cómo estimular las ganas de comer de forma saludable?

¿Qué es la falta de apetito y cuáles son sus causas?

Definición y síntomas de la falta de apetito

La falta de apetito es la reducción del deseo de comer. En algunas personas mayores esta falta de apetito puede venir motivada por diferentes factores que explicaremos detalladamente en este artículo. En cualquier caso, lo más importante es estar atento a los síntomas, que son, principalmente:

  • La persona tiene menor apetito y prácticamente nunca tiene sensación de hambre
  • Se da una pérdida de peso gradual a rápida como consecuencia de la falta de apetito
  • La persona se siente débil o con menor energía.
  • Los alimentos no le saben o huelen igual lo que dificulta el deseo de comer.
  • La persona demuestra síntoma de deshidratación dado que ingiere menos líquidos.
  • La falta de nutrientes puede repercutir en el estado de ánimo haciendo que la persona se muestre más irritable, triste o decaída o con mayor ansiedad.

Causas físicas y psicológicas de la pérdida del apetito

Existen diferentes causas que pueden motivar una falta de apetito. Las más frecuentes son:

  • Enfermedades que pueden provocar falta de apetito como trastornos endocrinos, enfermedades gastrointestinales o enfermedades crónicas como cáncer.
  • Situaciones de estrés, ansiedad, depresión o cambios importantes en el estilo de vida.
  • Medicamentos que pueden tener como efecto secundario la pérdida de apetito.
  • Tratamientos médicos como la quimioterapia o radioterapia.

Las mejores vitaminas para estimular el apetito en adultos

Vitamina B12

La vitamina B12 es una vitamina importante en la formación de glóbulos rojos y el para correcto funcionamiento del sistema nervioso. Su deficiencia puede llevar a la pérdida de peso por lo que al corregir la deficiencia de vitamina B12 es posible que aumenten las ganas de comer. No obstante, es importante mencionar que la vitamina B12 por sí sola no es un estimulante directo de la falta de apetito.

Algunos de los alimentos ricos en vitamina B12 son:

  • Carnes rojas, carnes blancas (aves), pescado, huevos y lácteos.
  • Cereales que ya vienen suplementados con vitamina B12.
  • Suplementos de vitamina B12 disponibles en diferentes formatos (píldoras, inyecciones, líquidos, etc.)

Zinc

El zinc, además de ser un mineral muy necesario para el buen funcionamiento del organismo tiene un impacto significativo en el apetito, por lo que puede contribuir a aumentar las ganas de comer.

El zinc juega un papel clave en el funcionamiento de las papilas gustativas y las células olfativas. Cuando existe una deficiencia de zinc pueden darse trastornos en los sentidos del gusto (disminución del gusto) y del olfato lo que afecta en las ganas de comer ya que los alimentos pueden resultar menos apetitosos.

Además, el zinc favorece y refuerza el sistema inmunológico e influye en la regulación de las hormonas que controlan el hambre. Ambos aspectos pueden influir en la mejora del apetito.

Algunos de los alimentos ricos en zinc son:

  • Mariscos: Mejillones, almejas, cangrejo
  • Carne de cerdo y cordero
  • Pollo y pavo
  • Salmón, sardinas y atún
  • Yogur, leche y queso
  • Frutos secos
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Huevos
  • Espinacas, espárragos y champiñones
  • Chocolate negro

Ácido clorhídrico

El ácido clorhídrico- también conocido como ácido estomacal- es un ácido que liberan las glándulas de la pared del estómago y que ayuda a digerir los alimentos y a mantener un buen apetito.

Este ácido es el responsable de estimular la producción de grelina, la hormona del hambre. Cuando sus niveles son bajos se es más propenso a padecer problemas de indigestión, reflujo ácido y deficiencias nutricionales. Por el contrario, cuando sus niveles son altos, el exceso de ácido puede provocar daños en la mucosa gástrica favoreciendo la aparición de úlceras, reflujo y esofagitis.

Por todo lo anterior y en especial en lo relacionado con la pérdida de apetito, es importante que exista un equilibrio adecuado de ácido clorhídrico.

Los suplementos de ácido clorhídrico pueden ser una excelente opción para aumentar el apetito en personas con bajos niveles de ácido estomacal. Estos suplementos actúan estimulando el hambre y contribuyendo a la producción de grelina (hormona del hambre) que aumenta el apetito.

Podemos adquirirlos en formato suplemento o en alternativas naturales (alimentos fermentados, jugo de limón o vinagre de manzana. En cualquier caso, es importante que consultes antes a tu médico.

Vitamina B1 (Tiamina)

La vitamina B1 influye de diferentes maneras en funciones esenciales en el organismo, sobre todo, en lo que respecta al proceso metabólico. Una de ellas tiene que ver con el mantenimiento del apetito.

Regulación del hambre: El hipotálamo es la región del cerebro que regula el hambre y que depende del suministro de tiamina (B1). Cuando existe deficiencia de esta vitamina pueden verse afectadas algunas funciones neurológicas que afectan el apetito pudiendo desencadenar desequilibrios en los neurotransmisores y afectar las señales de hambre.

Vitalidad y sensación de bienestar: La tiamina contribuye al bienestar general. Una deficiencia de tiamina puede llevar a una mayor sensación de fatiga, menor vitalidad y energía y falta de apetito.

Algunos de los alimentos más ricos en tiamina son:

  • Cereales Integrales y Granos: Arroz integral, avena, pasta y pan integrales
  • Legumbres:
  • Frutos Secos y Semillas: Semillas de girasol, nueces, pistachos,
  • Carne y Pescado
  • Productos Lácteos:
  • Vegetales: Espárragos, espinacas, coles de Bruselas, etc.
  • Frutas: Naranjas, plátanos y uva
  • Huevos

Omega 3

El omega-3 es un ácido esencial para tener un buen estado de salud en general. Además de contribuir a una mejor salud cardiovascular, función cerebral, salud ocular, etc. tiene un impacto positivo en el apetito.

Y es que los ácidos grasos omega 3 influyen en las hormonas responsables de controlar el apetito como la leptina. Cuando existe un déficit de omega 3 puede haber una alteración en las hormonas que regulan el apetito provocando una sensación de falta de hambre. Además, la carencia de Omega-3 se relaciona con una mayor predisposición a padecer depresión y ansiedad que a su vez puede facilitar una disminución del apetito.

Fuentes de omega 3 en la dieta:

Además de suplementos específicos en omega-3, algunos alimentos pueden contribuir a prevenir o corregir un déficit de omega-3. Los alimentos más ricos en estos ácidos grasos son:

  • Pescados Grasos: Caballa, sardinas, arenque, atún y salmón.
  • Aceites Vegetales: Aceite de chía y de linaza principalmente.
  • Semillas: Semillas de chía y lino.
  • Frutos secos: Especialmente las nueces.
  • Suplementos: Aceite de pescado y de Kril y/o suplementos de algas.

Otros remedios naturales para abrir el apetito

Hierbas y especias que estimulan las ganas de comer

A lo largo de la historia las plantas medicinales se han utilizado para tratar diferentes problemas de salud, entre ellos la falta de apetito.

Determinadas hierbas y especies al incluirlas en la dieta diaria a modo de infusiones o para condimentar platos pueden resultar beneficiosas a la hora de conseguir estimular el apetito.

Hierbas que pueden estimular el apetito:

  • Jenjibre: Alivia el malestar estomacal y estimula el apetito.
  • Menta: La menta se ha utilizado durante siglos para estimular el apetito.
  • Hinojo: Además de ayudar a tener una mejor digestión también estimula el apetito.
  • Albahaca: la albahaca también se ha usado tradicionalmente como estimulante para abrir el apetito. 

En cuanto a especies, la canela, el clavo de olor, el comino, el cardamomo y la pimienta negra aumentan el apetito.

Consejos de estilo de vida para mejorar el apetito

El tener más o menos apetito dependerá también del estilo de vida que llevemos. Por ello, es importante seguir una serie de pautas que pueden ayudarnos a estimular el apetito:

  • Tener unos horarios regulares de comida: Si siempre comemos a las mismas horas es más probable que nuestro cuerpo sienta hambre en esos momentos.
  • Comidas frecuentes: Es preferible repartir las ingestas en cinco o seis a lo largo del día en lugar de hacer tres comidas principales.
  • Cuida la presentación de los alimentos: Un mismo alimento puede resultar más o menos apetitoso en función de la presentación. Si la presentación de los alimentos es atractiva es más fácil que se estimule el apetito.
  • Ambiente apropiado: De la misma manera que la presentación del plato es importante también lo es el contar con un lugar agradable para comer.
  • Evita distracciones: Evita comer con la televisión, leyendo o consultando el móvil. Es importante dedicarle un tiempo de calidad a la comida.
  • Practica ejercicio de manera regular: El ejercicio físico contribuye a aumentar el apetito y a estimular el metabolismo. No hace falta ser un gran deportista, bastará con salir a pasear de forma regular.
  • Evita beber mucho líquido antes de comer. Puede influir en que tengas menos apetito.
  • Añade especies o hierbas que hagan más apetitosa la comida y estimulen el apetito.
  • Busca nuevas recetas o platos que puedan resultarte más interesantes. A veces una falta de apetito puede empeorar cuando estamos aburridos de comer siempre lo mismo.
  • Evita el estrés y la ansiedad dado que pueden afectar en el apetito.

En cualquier caso, es importante consultar siempre con un profesional de la salud que pueda valorar si existen otras causas que estén afectando al apetito.

¿Qué medicamentos y jarabes son efectivos para abrir el apetito en adultos?

Productos farmacéuticos para estimular el apetito

Existen diferentes productos farmacéuticos que – bajo supervisión médica están indicados para aumentar el apetito. Se trata de fármacos como Mirtazapina, Ciproeptadina, Dronabinol, Corticosteroides o Benzodiacepinas entre otros. Aunque con indicaciones diferentes, todos ellos tienen en su mecanismo de acción el aumento de apetito. Son medicamentos con efectos secundarios potenciales por lo que corresponde a los profesionales de la salud el evaluar las indicaciones y el posible riesgo/beneficio en función de cada caso.

Precauciones y efectos secundarios de los medicamentos para abrir el apetito

Los fármacos utilizados para estimular el apetito pueden ser muy eficaces, pero también conllevan efectos secundarios como aumento de peso, mareos, somnolencia, hipertensión, confusión etc.… que deben ser tenidos en cuenta.

¿Cuándo consultar a un médico por la falta de apetito?

Signos de alarma que indican la necesidad de atención médica

  • Pérdida de peso repentina
  • Debilidad y cansancio extremo
  • Trastornos gastrointestinales persistentes y/o dolor abdominal
  • Cambios en el comportamiento, en el estado emocional o mental
  • Problemas para tragar
  • Palpitaciones o problemas cardiovasculares
  • Deshidratación

Importancia de abordar las causas subyacentes de la pérdida del apetito

La falta de apetito suele ser un síntoma de otras causas. Por ello, ante un problema de pérdida de apetito es importante identificar cuál es la causa subyacente y así prevenir complicaciones.

Preguntas frecuentes sobre cómo abrir el apetito en adultos

¿Qué puedo hacer para recuperar el apetito de manera natural?

  • Haz que tu comida sea más apetecible. Dedícale tiempo de calidad a los momentos en que ingieres alimentos.
  • Apuesta por una alimentación saludable y reparte la ingesta en 5 veces al día.
  • Mantén unos horarios de comida estable.
  • Practica ejercicio físico.

¿Existen vitaminas específicas para abrir el apetito en ancianos?

Sí, vitamina B1, B12, Zinc, Vitamina D, Omega-3 y complejos multivitamínicos pueden ayudar a aumentar el apetito en personas ancianas.

¿Cómo estimular el apetito en personas con enfermedades crónicas?

En el caso de enfermedades crónicas es importante abordar la pérdida de apetito desde un enfoque integral que considere tanto los aspectos médicos como los nutricionales y emocionales.

¿Qué alimentos ayudan a aumentar las ganas de comer?

Hay una extensa lista de alimentos (algunos de ellos mencionados en este mismo artículo) que pueden aumentar el apetito. Sin embargo, lo más importante es poder tener una alimentación variada y encontrar alimentos que sean apetitosos y nutritivos para cada persona según sus preferencias y necesidades individuales.

Noticias Relacionadas
Contacta con nosotros