ayudas tecnicas: el cabecero y el piecero en camas geriatricas

Ayudas técnicas: el cabecero y el piecero en camas geriátricas

¿Cuál es la estructura que debería tener una cama geriátrica? ¿Le damos la suficiente importancia a detalles como el cabecero o el piecero? Ayudas técnicas en Bizkaia.

Algunas personas pueden considerar que una cama sin piecero o sin cabecero no es una cama. Para otras, por el contrario, pasarán desapercibidas estas dos partes imprescindibles de la cama. Se trata, en efecto, de dos elementos esenciales, sobre todo, cuando hablamos sobre camas geriátricas y asistenciales. ¿Por qué es tan importante disponer de un buen cabecero y de un piecero en la cama asistencial? ¿Necesitas encontrar la cama asistencial adecuada a tus necesidades o a las necesidades de algún familiar dependiente con problemas de movilidad? Si este es tu caso, no dejes de leer las recomendaciones de una empresa de ayudas técnicas en Bilbao y Getxo (Vizcaya).

El deslizamiento y las úlceras por fricción

Son muchos los casos de pacientes que permanecen encamados en una cama geriátrica que, a pesar de ser eléctrica, disponer de un somier articulado y de un carro elevador, entre otras características indispensables para la asistencia domiciliaria, no dispone de una correcta estructura superficial. Puede que, al no tener piecero, la persona encamada se vaya escurriendo y adopte posturas indeseadas que puedan afectar a su salud. Puede que, además, al escurrirse, los efectos de cizallamiento de la piel contra la superficie le provoquen úlceras por fricción, y ello desencadene en problemas graves de escaras. Por otro lado, si nuestro familiar necesita un dispositivo antiescaras para proteger sus pies, en los cuales se localizan varias zonas de riesgo de aparición de úlceras por presión, al no disponer de un piecero, no podremos instalar algunos cojines o cuñas posicionadoras que requieran de este apoyo.

La seguridad que aporta una cama geriátrica completa

En el caso del cabecero, éste también resulta imprescindible en todas las camas, pero sobre todo en el caso de las camas geriátricas y asistenciales. Que la cama geriátrica esté limitada por ambos lados (y en los laterales, en el caso de necesitar barandillas) es una característica necesaria para mejorar la seguridad de los pacientes y su sensación de estabilidad. En el caso del cabecero, éste facilita también la incorporación de algunos dispositivos antiescaras y cojines posicionadores, además de evitar malas posturas si la cabeza asoma por el límite de la cama. Por último, las camas geriátricas con piecero y cabecero resultan recomendables para que el frío de las paredes no llegue hasta el paciente, y también para asegurar la correcta higiene de la ropa de cama, que puede verse afectada por el polvo acumulado en las paredes.

Noticias Relacionadas
Contacta con nosotros